Thorsten Heins, nuevo CEO de RIM: “No creo que sea necesario un cambio drástico”

 

Heins

El nuevo CEO de RIM ya fue presentado en sociedad ante la prensa. A través de llamadas telefónicas a la redacción de distintos medios, Thorsten Heins — y la nueva directiva de la empresa canadiense — respondió las preguntas de algunos periodistas y blogueros estadounidenses respecto al futuro de la fabricante de BlackBerry y los cambios que vendrán en su rumbo.

Heins reconoció estar emocionado ante la oportunidad de liderar una gran compañía con una base de clientes muy leales y apasionados, con una visión única respecto a crear software y hardware a la medida del mismo.

El nuevo CEO asumió el momento de la compañía, y dijo que a pesar de algunos baches en el camino del crecimiento, durante el último cuarto de 2011 llegaron a tener en caja cerca de $1.5 billion en efectivo. Nada mal, ¿eh?

Confirmó además que la llegada de Playbook 2.0 será durante Febrero de este año, y BB 10 verá la luz este fin de año.

Sus primeras metas están dadas por hacer ingresar nuevos talentos a la empresa, para permitirle así tener una visión más fresca de sus clientes y las soluciones que requieren. Esta madrugada te contábamos que uno de los primeros pasos que van a dar será traer nuevos empleados en el área de marketing, lo que debería cambiar radicalmente la forma en que los productos son comunicados al público.

Consultado por los cambios que tendrá que realizar durante sus primeros 100 días en la empresa, Heins aseguró que no serán muy radicales. “Tenemos bases muy fuertes en el área de empresas, y en Asia-Pacífico estamos creciendo. En Estados Unidos esto es distinto”, dijo.

Heins está convencido que la estrategia correcta es apuntar a aquellos clientes que no tienen un smartphone, y así entregarles un producto acorde a sus necesidades de conectividad, para que luego ellos den el salto a BB 10. Una estrategia tomada en su momento por Nokia, que además fue complementada con un cambio radical en su estrategia en gama media y alta. No hay trazas de eso por ahora en RIM.

Thorsten Heins no está en la linea de separar el desarrollo de software y de hardware por ahora, pues la base de las fortalezas de RIM son sus servicios integrados, lo que le entrega a sus clientes valor agregado en cada terminal.

Negación

El problema viene cuando el nuevo CEO es preguntado respecto a las cosas que no podía hacer en su puesto anterior, y que ahora sí puede hacer al estar en el puesto directivo más alto de la compañía. Heins respondió acerca de la visión de una gran compañía que actuaba como si fuera una startup. “No creo que sea necesario un cambio drástico en esto. Estamos evolucionando nuestras tácticas y procesos. No siento que anteriormente haya sido detenido en algún modo para hacer lo que necesitaba hacer desde mi puesto”, aseguró.

“Quiero enfocarme en marketing de cara a los consumidores. Ese será el mayor cambio que realizaremos”, concluyó.

¿Es esta la real respuesta que una empresa como RIM necesita para mejorar sus índices de penetración en Estados Unidos? La impresión dejada tras esta última respuesta es que la evidencia que algunos de los analistas entregaban ayer tras el anuncio de la llegada de Thorsten Heins al comando de Research In Motion sobre su rol futuro dentro de la compañía.

Su mirada puesta en el marketing como la respuesta a todos los problemas de la empresa — principalmente en Estados Unidos — deja de lado las malas decisiones tomadas en su momento respecto a lanzar al mercado productos que, claramente, estaban faltos de desarrollo. Hablamos de Storm y más recientemente PlayBook, dos ejemplos de cómo RIM decidió ir a competir al descarnado mercado de teléfonos táctiles y tablets con productos que no estaban definidos en su totalidad como reales contendores.

Eso sin tomar en cuenta que el hombre que ahora liderará las decisiones sobre innovación es Mike Lazaridis, ex CEO de la compañía que durante el último tiempo tuvo como mayor hito la decisión de compra de QNX, el sistema operativo en que se basó el que hoy mueve a PlayBook… Y todos sabemos como se ha desarrollado esta historia.

¿Vendrán tiempos mejores para RIM con este cambio? Quizás sí, pero eso no implicará que las limitantes que actualmente presentan los dispositivos de la canadiense sean soslayados en un futuro cercano. Esto no apunta a que la decisión en sí misma haya sido mala o tardía; sin embargo, la visión de este nuevo CEO augura un cambio que no ataca las actuales deficiencias identificadas por usuarios e industria. Eso es grave.

Con los primeros equipos basados en BB 10 llegando a fin de año — probablemente DevCon — y una planificación realizada por los anteriores CEOs que el nuevo no quiere modificar en demasía, es muy probable que los cambios que traiga Thorsten Heins sean tan sutiles que no notemos que está ahí. Mal que mal, Lazaridis y Balsillie siguen siendo parte de la junta directiva y tendrán voz y voto en las decisiones que se tomen a futuro.

Las primeras señales de este cambio son, derechamente, malas. Pero igualmente esperamos que este remezón sirva para que la gente tras RIM despierte y tomen decisiones más estratégicas, agresivas y determinantes que armar un nuevo departamento de marketing. Esa, ahora mismo, no es la respuesta.

Salir del periodo de negación sería el primer paso, y es algo que todos esperamos. Aunque quizás, no ahora. Es su primer día, y este cambio puede haber sido difícil de asimilar hasta el momento. Ya veremos cuando, sin guiones de por medio, y enfrentado a la realidad operativa de la empresa, Heins sigue pensando lo mismo que ha expresado hoy.

Sólo para tener en cuenta. Al momento del cierre de esta nota, RIM ya presentaba una baja cercana al 6% en el precio de su acción.

Fuente