Matan a estudiante al resistirse al robo de su teléfono BlackBerry

 

“Yo le dije a mi hijo no te vayas, yo te quiero mucho y después vienen y me lo matan cuando regresaba a su casa”. Así expresaba su dolor Lisbeth Hernández, madre de Klismann Jesús Barreto Hernández (18), un joven estudiante y trabajador que fue asesinado la noche del pasado sábado en la entrada de El Jabillal, en Las Tejerías, municipio Santos Michelena.
Mientras esperaba una unidad de transporte para regresarse a su casa, allí fue interceptado por unos sujetos, quienes le efectuaron múltiples disparos entre el pecho y la femoral, con el afán de despojarlo de su teléfono Blackberry, así como un anillo, una cadena y 400 bolívares en efectivo.
Trascendió que el muchacho estaba en una fiesta en El Jabillal, “pero no le gustó y enseguida decidió salir de allí para la casa”, dijo la madre de la víctima. Estaba solo en la parada de autobuses, cuando se presentó esta lamentable situación.
“Yo le decía mucho que no fuera, que se quedara”, expresaba Lisbeth Hernández inmersa en llanto. En medio de su tristeza por tan irreparable pérdida, señaló que su hijo era un deportista, actividad que practicaba en sus tiempos libres, pues estudiaba 4to año de bachillerato en un parasistema en Caracas y laboraba como caletero en un camión.
“Ayer (sábado) en la tarde estaba jugando fútbol con unos amigos del sector”. Al salir de allí se fue a su casa a vestirse para irse a la fiesta que aparentemente no le gustó.
Comisiones del Cicpc Subdelegación Las Tejerías acudieron al sitio a fin de realizar las experticias de rigor e iniciar las averiguaciones del caso que permitirán precisar las causas del hecho, así como la identidad de los homicidas.
Escenas de dolor se presenciaron ayer en la mañana en la morgue de Caña de Azúcar, al ver a una madre dolida, quien era consolada por la abuela del joven. Ambas estaban a la espera de que realizaran la respectiva necropsia de ley.
La víctima, según relató su progenitora, residía en la parte alta del sector El Béisbol. Era el mayor de cuatro hermanos. Sus familiares esperan que se haga justicia lo más pronto posible.

Vía