Consejos para volver a entrenar en el gimnasio

 

Hay muchas razones que pueden llevarlos a abandonar su entrenamiento, desde problemas laborales, familiares o de salud hasta mucha otras razones que si bien no me vienen a la mente, son perfectamente válidas. La pregunta es ¿Cómo empezar de nuevo? Eso es más sencillo de lo que parece ya que una vez que conviertan el ejercicio en hábito solo tendrán que ir al gimnasio y su cuerpo reaccionará casi inmediatamente.
Sin embargo luego de más de un mes, dos o incluso un año sin ejercicio, puede ser difícil empezar de nuevo. He aquí algunas recomendaciones para volver a entrenar luego de haber abandonado la disciplina.
– No rompan el hábito: La manera más fácil de mantener las cosas en movimiento es evitar largos baches en los períodos de ejercicio ya que reconstruir el hábito requerirá esfuerzo. Este consejo puede llegarle tarde a muchos pero si están acostumbrados a hacer ejercicio no lo abandonen al primer signo de problemas.
La disciplina es la clave
– Concéntrense en asistir: El 90% de convertir el entrenamiento en un hábito es el esfuerzo de ir al gimnasio. Una vez que lleguen ahí pueden empezar a preocuparse del peso que levantarán, la cantidad de vueltas que darán luego.
-Comprométanse por 30 Días: Hagan un compromiso de asistir todos los días, incluso si es por 20 minutos, durante un mez. Esto solidificará el hábito de ejercitarse mucho más rápido. Al hacer este compromiso también se quitarán la presión de encima durante los primeros días acerca de si deciden ir o no.
-Háganlo divertido: Si no disfrutan ir al gimnasio, va a ser difícil convertirlo en un hábito. Hay mil y un maneras en las que pueden mover su cuerpo y ejercitarse por lo que si deciden que levantar pesas y hacer sentadillas no es para ustedes, seguramente encontrarán algo distinto que se les ajuste mejor.
-Ejerciten durante horas de calma: No pongan el período de ejercicio en un lugar donde es fácil que este encuentre interferencia de algo más importante. Justo después de trabajar o al levantarse son buenos momentos para la rutina. El ejercicio de la hora del almuerzo puede ser muy fácil de evitar si el trabajo se pone muy complicado.
– Marquen su calendario: Tachar cada día del calendario en el que hayan ido al gimnasio será un estímulo psicológico muy importante ya que mostrará muy rápido todo el tiempo que han estado asistiendo. Mantener un número constante de marcas en su calendario es una manera simple y efectiva de automotivarse.
-Placer antes de esfuerzo: Luego de que terminen cualquier ejercicio, pregúntense que partes disfrutaron y que partes no. Como regla, los aspectos disfrutables se harán y el ersto serán evitados. Al concentrarse en como hacer sus ejercicios más disfrutables, pueden asegurarse de que quieren seguir yendo al gimnasio.