BlackBerry recibe su propia estampilla en Canadá

 

BlackBerry recibe su propia estampilla

 

Canadá tiene fama de ser un país frío con gente cálida, donde los arboles de arce son la norma y el hockey es el rey de los deportes, pero los amantes de la tecnología reconocen una característica adicional: es el lugar donde nació RIM, la empresa que fabrica los famosos BlackBerry. Ahora, para celebrar la innovación que representaron estos smartphones cuando llegaron al mercado en 1999, el gobierno canadiense les va a otorgar su propia estampilla.

El reconocimiento no será solo para RIM, pues es apenas uno de los inventores reconocidos en una serie de cuatro estampillas como aportes tecnológicos de Canadá al mundo. Además de los BlackBerry, los canadienses también honrarán el desarrollo del horno eléctrico, el marcapasos y la silla de ruedas eléctrica. Según la jefe de diseño Danielle Trottier, “los inventores detrás de estos inventos fueron, por desgracia, por lo general héroes sin fama cuyas ideas y determinación cambiaron al mundo y mejoraron vidas, todo mientras demostraban lo que los canadienses podían aportarle al escenario mundial”.

Seguramente Trottier se refiere a los otros tres inventos en la serie, pues es bien conocido que RIM es canadiense y que durante años dominó el mercado mundial de smartphones con sus teléfonos BlackBerry. Hoy en día sigue siendo una fuerza considerable, pero ha cedido mucho protagonismo ante la incursión de Google y Apple en la industria móvil. Si sigue al ritmo que va, quizás en unos años el único lugar donde uno verá una foto de un BlackBerry será en estampillas y otros documentos históricos.

Por otro lado, hay quienes consideran que RIM aún tiene un par de ases bajo la manga que podrían devolverle un poco de su antigua gloria. No será fácil, pero nada es imposible y la industria tecnológica ya ha visto a empresas surgir de las cenizas como un ave fénix. Basta con mirar la historia de Apple para darse cuenta de que, cuando se trata del futuro, nada está escrito.

Será interesante ver si en 20 años estas estampillas serán causa de orgullo o nostalgia nacional para los canadienses. ¿Celebrarán uno de los inventos más exitosos y persistentes en la historia de su país, o solo conmemorarán una innovación que, si bien estuvo en la cima del mundo por muchos años, pasó a la historia como algo que no logró reinventarse para competir en un mercado que está en constante evolución?

Fuente