¿Qué hacer si eres víctima de “ciberacoso”?

 

En nuestros días, cientos de niños, jóvenes e incluso adultos son víctimas de acoso por parte de otras personas, problema al que comúnmente denominamos bullying y mobbing, una situación que afecta a miles de personas en todo el mundo y cuyas consecuencias pueden llegar a ser fatales.
De dichas prácticas se ha derivado recientemente un fenómeno conocido como ciberbullying o ciberacoso, que como dice ciberbullying.net, es cuando una persona atormenta, amenaza, hostiga, humilla o molesta a otros por medio de internet, teléfonos celulares u otras tecnologías.
Según publica lagranepoca.com, el año pasado, el 40 por ciento de la población adolescente de los Estados Unidos que tiene acceso a internet, reconoció haber sufrido ciberacoso; en México, desafortunadamente la situación no es muy distinta y se tienen registrados varios casos de suicidios infantiles provocados por dicha problemática.
Las características del ciberacoso, según actuacontraelciberacoso-castor.blogspot.com, son las siguientes:
1. El acosador debe tener conocimientos, habilidad y destrezas del mundo web.
2. Por medio de publicaciones, mensajes y correos, el manipulador quiere poner a la gente en contra de una sola persona.
3. A través de redes sociales, foros o páginas de internet, los ciberacosadores, por medio de perfiles falsos, publican información acerca de sus víctimas, la cual muchas veces sólo son mentiras.
4. Quien se encarga de acosar se convierte en espía de su víctima; sigue muy de cerca sus pasos, los de sus amigos y familiares con tal de obtener datos personales.
5. El acosador trabajará arduamente para obtener la dirección IP real de su víctima e incluso, intentará llenar de virus a dicho equipo de cómputo.
6. El acosador envía una serie de correos de manera periódica llena de información difamatoria a su víctima, con la intención de manipularlo.
7. El acosador buscará a otras personas a quienes pondrá en contra de su víctima contándoles mentiras. La intención es que estos terceros se encarguen de hacer el trabajo sucio e incluso, en sus mensajes puede usar el nombre de ellos para encubrirse.
8. El acosador utiliza blogs, redes sociales y páginas de internet para insultar a su víctima e incluso publica información privada de aquella persona, como teléfonos y dirección de correo, con tal de que otros se adhieran a su campaña de agresión.
9. El acosador no necesita estar físicamente con su víctima para poder molestarla.
10. Pareciera no tener fin, pues aunque un sitio que contenía insultos e infamias en contra de una persona, éstos pueden ser nuevamente publicados en otro portal de internet.
El ciberacoso, tal y como lo dice bbc.co.uk, resulta ser más peligroso y perjudicial, ya que la violencia se ejerce por medio de insultos a los cuales, gracias a internet, tienen acceso un sin fin de personas, conocidas o no, que terminarán por señalar y agredir a quien se ha convertido en víctima.
¿Qué hacer si eres víctima de un ciberacoso? El sitio ciberacoso.net enlistó una serie de consejos para quienes viven esta situación, los cuales podrían resultar de mucha utilidad:
1. Siempre ten protegida a tu computadora con un buen antivirus para que así sea imposible que otro pueda acceder a tus datos personales.
2. Mantente ecuánime y aunque te provoquen, no contestes a ninguno de los mensajes en tu contra que puedan enviarte de manera pública o privada.
3. Checa perfectamente a quién le das tus datos para contactarte vía internet.
4. Automonitoréate constantemente por internet, ya sea en Google o revisando tus perfiles en redes sociales y no olvides de buscar si está en la red tú número telefónico o tu dirección de mail.
5. Si participas en una comunidad virtual, revisa a conciencia sus políticas de uso y reporta todos aquellos incumplimientos que detectes.
6. Si eres menor de edad y eres víctima de acoso, cuéntaselo lo más pronto posible a tus padres o profesores de escuela.
7. Bloquea a todas esas personas que te molesten por internet, ya sea vía chat o e-mail. Si recibes algún correo, jamás lo borres, pues siempre te servirán como prueba del acoso del cual eres víctima.
8. Trata de no utilizar, en diversos sitios web, avatares o nombres que puedan ser provocativos.